El tránsito vehicular se ha tornado ¨infernal¨ como consecuencia de la reactivación de las actividades comerciales en ocasión de los aprestos navideños, principalmente de la celebración de Nochebuena.

Desde primeras horas de la mañana hasta pasado las nueve de la noche, transitar por las principales calles y avenidas de la Capital y del Gran Santo Domingo, representa especie de viacrucis para conductores automotrices y pasajeros.Largos taponamientos se tornan kilométricos en las llamadas horas-pico que es cuando muchos ciudadanos se desplazan a sus centros laborales y retornan a sus hogares tras finalizadas sus jornadas.El mayor caos en el tránsito se observan en avenidas tales como 27 de Febrero, Kenney, San Martín,Independencia, Máximo Gómez, Luperón, Bolivar, Abrahan Lincoln. Las Palmas de Herrera, Sabana Larga, Charles de Gaulle, Bolivar , Isaber Aguiar, San Vicente, Tiradentes, así como en las autopistas  Duarte, Las Américas, Sánchez y Mella, a las entradas a la capital y a los municipios Santo Domingo Este, Norte y Oreste.La salida de servicios de muchos sistemas de semáforos y la regulación errática del tránsito por parte de agentes de la DIGESSETT, contribuye al caos en el desplazamiento vehícular