Orlando Gil
orlandogil@claro.net.do

UNO- TREGUA QUE NO LLEGÓ.– Se pensó que después de la reunión del Comité Central, en que los grupos cantaron por igual: victoria, el PLD entraría en fase de tregua. No hasta marzo del año que viene y menos hasta octubre, pero sí por lo que resta del 2018. Pero no. Cada cual afiló de nuevo las espadas, refrescaron los cañones y desde la loma más baja, o la manigua menos tupida, dispusieron nuevas batallas. Los peledeístas no pueden vivir sin un pleito diario. Lo mismo se pensó con el viaje del presidente a China, por distante e importante, y además porque llevó consigo al vocero titular y al vocero influyente. El Estado que siempre vence necesitaba de esas jornadas para complacencia propia, mucho más, que anda con buena compañía. Al Asia, más de media administración, pero igual, en compañía de lo más selecto de los empresarios responsables de la buena marcha de la economía. El presidente gana prestigio, República Dominicana se posiciona mejor geopolíticamente, pero también se abren posibilidades para buenos negocios del sector privado. Justo se pensó, considerando estas realidades, que se estaría ajeno a las discordias…

DOS- LOS MODUS OPERANDI, VIVENDI.– La situación del PLD es muy especial, intrigante, y sobre todo absorbente. Como quiera que sea, inquieta, y provoca más temor afuera que adentro. Los peledeístas se acostumbraron a ese modus vivendi, modus operandi, y parecen funcionarles, pues ninguno de los bandos se arredra, y cuando en las encuestas se indaga sobre preferencia en cuanto a partidos, el oficial tiene el doble del principal de oposición. Ese no sacar la guitarra y entonar himnos de alabanza, sino tocar tambores que llaman a guerra, les dan un resultado hasta ahora inexplicable. Leonel Fernández desafió las leyes del destino un 26 de agosto, en el Olímpico, con un: ‘No Marcha Atrás’, para sucumbir un 27 de octubre (dos meses después) en la Casa Nacional. La consigna, todavía más, sorprende por lo continuada: Fuera del partido todo, dentro del partido nada. Sin embargo, él no reposa, y tampoco sus parciales. En el salón Bienvenido Sandoval callaron y otorgaron, incluso se declararon responsables del entendimiento, y transcurridas pocas horas, al notar confusión, volvieron sobre los pasos, recogiendo heridos y borrando las huellas de la derrota. Más luego provocando a figuras importantes de la dirección. Ese julepe entre Franklyn Almeyda y Reynaldo Pared no puede verse como algo episódico. Eso no se quedará ahí y tendrá otra oportunidad. No debe olvidarse que Almeyda anda con soga a rastras por la ofensa a los senadores y que el secretario general del partido tendrá ahora motivación personal para remover ese expediente en la próxima reunión del comité Político…

TRES- RESPUESTA EN CAMINO.- Todavía no se define el Comité Nacional del PRM que deberá reunirse el domingo 11 a decidir la respuesta final de ese partido a la Junta Central Electoral. Se había acordado que primarias cerradas, pero se supone que el CN cuenta con soberanía y lo que apruebe será definitivo, y no tiene – necesariamente – que ser lo que uno de los grupos considera ideal. Nuevo escenario (Comité Nacional) y otra circunstancia (adopción de primarias abiertas por el PLD) obligan a replantear la cuestión. Podría pensarse que sería difícil para el PRM o sus tendencias volver atrás, y la verdad que no.

Solo bastaría ser pragmático ( como se diría en el PLD ) y aplicar el cinismo de que “ en política se hace lo que conviene ”. Ahora no se puede ser reduccionista y calcular con los dedos de que si se oficializan las cerradas gana Abinader y las abiertas Mejía, pues las abiertas fueron obra y propuesta del PRM cuando todavía era PRD. Volver a su legalidad ( a la de principio ) no lo afectaría en nada, pues estaría siendo honesto y transparente. Incluso implicaría retornar a sus raíces.

El PRM no puede olvidar de dónde viene, y esforzarse en recuperar un poco del talante antiguo, cuando era esperanza nacional, favorece su causa. Está comprobado que con lo que tiene ahora no es suficiente y le convendría buscar al pueblo que se fue con los bonos. El PRM no puede ser ni llegará al poder como el PRD del Polígono Central, del parque La Lira, sino del Ágora que hizo líder a Peña Gómez: El Puente de la 17…

CUATRO- LA MILITANCIA DE OCASIÓN.- Estos aspectos estarían evaluándose, y vista la circunstancia, nada quita que cada grupo disponga el plato que considere más apetecible. La mesa es ancha y la cama larga. Luis Abinader puede seguir como hasta ahora con tiza y pizarra, haciendo de profesor, si cree que cuenta con tiempo suficiente para convencer a un universo de alumnos improvisados. En política es mejor decir lo que el auditorio quiere oír que intentar formas nuevas. El cambio es la gente, lo que profesa, por lo que lucha. Hipólito Mejía — por su parte – no puede dar clases en enramada, pues maestro se nace, no se hace. Lo suyo no es el recinto cerrado, ni el oyente callado. Su campo es la calle y la bulla. Las primarias abiertas tienen entre sus virtudes que incorpora al llamado sector externo a las decisiones interiores, a la escogencia de candidatos. Quien provoque más afuera no va de robo, como se dice vulgarmente, pero lleva ventaja. En el PLD, de seguro, los núcleos de apoyo serán reforzados, mejor atendidos, pues en todos los casos podrían hacer la diferencia…