Dajabón,- Lo que antes era un badén inservible y construido a un costo que supuestamente oscila el millón de pesos, ahora se ha convertido en una laguna por los notables vicios de construcción con que  fue realizada la obra.

El bandén ubicado en la calle Gastón F. Deligne con Capotillo, el cual se atribuye la alcaldía por los altos costos en que alegadamente  incurrieron, fue realizado con aporte de las empresas Kardisa y Mateo entre otros que dispusieron públicamente los recursos.

La construcción de este badén y su destrucción  a menos de un mes, entorpece el transito vehicular por la calle que comunica la republica de Haití con el nuestro en esta parte de la frontera.

En el lugar a menudo se proceden accidente por paso de vehículos pesados, los cuales  voltean sus cargas al caer en el agujero cubierto por aguas residuales en ese lugar.

A esto también se  agrega el mal estado de las calles de los barrios en la periferia, el abanico, Benito Monción, Mara, Norte, Bella Vista, la Paz, Esperanza y otros, cuyos moradores han tenido que soportar la espera de ver sus vías asfaltada como se le prometió en la pasada campaña electoral.

Mientras que en el centro de la ciudad, la falta de bombillos en los semáforos también provoca accidente entre las personas que ademas tratan de escapar de la persecución de las autoridades de DIGESETT, gestionadas en el pueblo por el alcalde Santiago Riveron Arias, quien no han cumplido ninguna de sus promesas a favor de la ciudadanía que lo Eligio por cuatro años, de los cuales este 24 de abril cumple los dos primeros, pese haber recibido más de 150 millones de pesos por concepto de la ley 176-07, arbitrios y del poder ejecutivo para ejecuciones incumplidas.