presentantes de movimientos nacionalistas llegaron a Dajabón para defender la preservación del río Masacre, afectado por la construcción de un canal de riego que busca desviar sus aguas.

Integrantes del movimiento patriótico «No Tenemos Miedo» y del movimiento «G10», se trasladaron hasta la zona fronteriza donde se realiza la obra.
Los nacionalistas llevaron banderas dominicanas y expresaron que si Haití continúa, estará declarando la guerra al pueblo dominicano.

Durante su recorrido por el lugar fue desplegado un contingente militar del Cesfront y el Ejército Dominicano para evitar incidentes y preservar la seguridad de los manifestantes, quienes han planteado una marcha patriótica para el día 3 de agosto.

A pesar del conflicto y la tensión que ha generado la obra entre ambos países, el gobierno haitiano aún continúa trabajando con retro excavadora y la obra ya se encuentra a pocos metros para conectar con el rió masacre.