De acuerdo con  Santiago Ureña periodista del JG en CDN el hecho se presentó el pasado sábado  11  de mayo  a las 8-45  de la Mañana, cuando se dirigía hacia un desalojo en sector villa varia de los alcarrizos, para cubrir el incidente de desalojo.

“Un teniente de la  policía nacional, junto a auxiliares, me ha retenido, al argumentar que el procedimiento está mal, me amenazan por supuesto y luego recibió golpes en la espalda en el costado izquierdo,” Luego me conducen a un vehiculó de la policía nacional … Al forzarme a entrar me rapan el celular y empiezan a usar la fuerza pegándome en las piernas y estómago. Exigiendo que muestre mis equipos, el muy alterado policía me insulta muchas veces y en un intento de presión con amenazas de llevarme preso”.

El periodista, además, explicó que el oficial de policía nacional no fue identificado solo tengo foto y un video donde aparece el agresor agrediendo al periodista. video ..

Al momento de la agresión intervino un oficial superior  identificó como, G BERROA,  quien evita que continúen golpeando al periodista y  Luego de unos minutos y de hurgar  pide mis acreditaciones de prensa y luego de entender que no tengo nada que perder dice finalmente: ‘Mejor evitemos problemas y váyase’”, a firmo Santiago Ureña.

Por que impedían el aseso de la prensa en el desalojo. Cuando los medio llegan al lugar vean la historia.

Denuncian utilizan presos para desalojo en los Alcarrizos

Decenas de personas identificadas con grilletes de plástico (tairá o tie wrap) de color negro, fueron supuestamente trasladados de un centro penitenciario, al lugar donde se ejecutaba un desalojo en el sector Villa Varía, en  los Alcarrizos.

Los hombres participaban del desalojo sacando enseres de un centenar de casuchas que ocupan la zona y los residentes admiten que su caso está en los tribunales, por lo que denuncian la irregularidad del desalojo. Mientras que los habitantes de la zona denunciaron que esos civiles marcados con los plásticos no eran de la zona y que se metían en las viviendas a robar.

Después de que llegó Diario Libre y otros medios de comunicación, los hombres y algunas mujeres civiles identificados con los plásticos fueron introducidos a camiones cerrados de la Policía Nacional. Los policías y los amarrados se les sirvieron los mismos alimentos, al llegar la hora de comer.

Investigando en los cuerpos militares, una fuente del Ejército Nacional identificó los uniformes como “de fuerza pública”.

Diario Libre contactó a la portavoz de la Procuraduría General de la República, Julieta Tejada, quien reaccionó sorprendida ante los acontecimientos y sentenció que “los presos deben estar en la cárcel” al asegurar que iba a realizar una investigación.

Diario Libre preguntó a las personas que estaban atadas de dónde venían, a lo que algunos de ellos respondieron que fueron trasladados desde el centro penitenciario La Victoria.

En el lugar desalojado habían levantado colmados, iglesias, talleres, cafeterías, entre otros locales.

Los ocupantes dijeron que la destrucción de casas y casuchas la encabeza un coronel de apellido Aquino y que supuestamente, este obedece órdenes de una persona influyente de apellido Paredes.

Manifiestan que el caso está en los tribunales y que a pesar de eso no detienen la destrucción del lugar hasta tanto la justicia arroje un fallo.