Nadie puede cantar victoria de manera oficial como diputado electo en el Distrito Nacional, ya que la Junta Electoral de esta demarcación todavía coteja el 50 por cientos de las actas de los colegios electorales que llegaron al Centro de Cómputos con descuadres en las sumas de votaciones.

Ayer la Junta Electoral del Distrito Nacional (JEDN) trabajaba con las actas de la circunscripción número 1, de tres que conforman la ciudad de Santo Domingo de Guzmán, para luego proceder con la 2 y la 3, según informó la presidenta de ese organismo, Dalma Cruz.

La funcionaria dijo que ya los niveles presidencial y senatorial fueron determinados, con Luis Abinader como presidente de la República y Faride Raful, como senadora del Distrito Nacional.
Sin embargo, dijo, en el nivel de los diputados se continúa trabajando debido a las dificultades con el descuadre de actas en alrededor de la mitad de los colegios electorales.

Señaló que esas relaciones de votación no han podido entrar al sistema porque tienen problemas de cuadre, de sumatoria o de reconocimiento sobre lo que dice la relación.

Es notoria la labor de decenas de técnicos en el área de la Mesa de Validación donde se revisan las relaciones de votos, donde son corregidas, para de ahí pasar al Centro de Cómputos, donde se aplican las correcciones y salen de nuevo los lotes para validar que lo que se hizo se corresponda con lo que ocurrió en la mesa.

Indica que luego pasan al sistema, en un proceso más lento, ya que en el Distrito Nacional funcionaron 2,114 colegios electorales, de los que apenas el 50 por ciento entró de manera directa al Centro de Cómputos.

Deplora que se produzcan descuadres en las actas por errores al momento de sumar, lo que refleja los niveles de educación en matemáticas en el país.

La funcionaria aclaró que las relaciones descuadradas fueron emitidas desde los colegios electorales, lo que hace que el Centro de Cómputos sean leídas como imagen sin entrarlas al sistema.
PublicidadLa presidenta de la Junta Electoral del Distrito Nacional expilicó que las relaciones que no tuvieron dificultades ya están en el cómputo, como se puede observar en la relación que presenta la Junta Central Electoral (JCE).