Todavía no hay detenidos por la muerte, la madrugada de este lunes, del ganadero y agricultor de 74 años de edad, a quien desconocidos dejaron moribundo luego de herirlo con arma blanca, golpearlo con piedras y otro objeto contundente, además de amordazarlo y atarlo de pies y manos en su casa del distrito municipal Santiago de la Cruz, municipio Loma de Cabrera, en Dajabón, el pasado sábado.

Rafael Apolinar Guaba García murió esta madrugada en un centro de salud de la provincia Santiago Rodríguez, donde fue llevado en estado agónico luego de que su esposa lo encontró por los quejidos que escuchó en el rancho donde el ganadero acostumbraba a ordeñar sus reses.

En menos de un mes dos ganaderos de este distrito municipal han sido asesinados, sin que se hayan obtenido datos o información acerca de sus matadores.

El pasado 8 de diciembre desconocidos arrebataron la vida al también ganadero e ingeniero agrónomo Santiago Pimentel Taveras, de 71 años de edad, cuyo cuerpo fue hallado con numerosas heridas de arma blanca en su finca en Santiago de la Cruz.

Familiares y allegados a Pimentel Taveras sospechan que un empleado, de nacionalidad haitiana, habría sido quien le quitó la vida, pero no ha sido apresado.

El robo parece ser el móvil de estos crímenes, ya que Guaba García fue despojado de una motocicleta y una escopeta, informó su esposa, quien lo encontró, cuando aún estaba con vida, y muy mal herido.

‘’Cuando llego de recoger los ajíes, la mente me dijo vete para el rancho, y cuando llegué al rancho donde él ordeña y veo todo desordenado, y oigo un quejido, y digo: ¡Dios mío! y cuando abrí la puerta y ahí lo veo, estaba amordazado, amarrado de pies y manos y la cabeza debajo de una mesa y sangre por todas partes. Hasta con piedra le dieron en la cabeza”, narró Milagros de Jesús, la esposa de la víctima.

Los niveles de inseguridad en estas demarcaciones han sido denunciados por dirigentes comunitarios y las asociaciones de ganaderos que han reclamado un reforzamiento en las labores de patrullaje y vigilancia.

Tras la muerte de Pimentel Taveras, la comunidad de Santiago de la Cruz, acusó a hombres de nacionalidad haitiana de supuestamente perpetrar el asesinato y los robos que sacuden la zona.

Las autoridades no han informado de algún plan preventivo para mitigar la “zozobra” en que dicen estar los vecinos en el distrito municipal Santiago de la Cruz.