La Unión Europea ha pedido este lunes un acuerdo inclusivo entre los actores políticos en Haití para lograr una salida a la crisis política en el país caribeño, después de que el presidente, Jovenel Moise, haya denunciado un intento de golpe de Estado y la oposición haya designado presidente interino al magistrado del Tribunal de Casación Joseph Mécène Jean Louis.

Moise se niega a abandonar el poder, mientras la oposición ha investido un presidente en funciones al entender que el mandato presidencial de cinco años empezó a contar tras las elecciones de 2016, anuladas. Moise, en cambio, alega que tomó posesión en 2017, una tesis que comparten entre otros organismos la Organización de Estados Americanos (OEA).

“Se necesita un acuerdo lo más inclusivo posible entre los distintos actores para conseguir una salida a la actual crisis”, ha declarado a Europa Press un portavoz de la UE, que ha avisado que el deterioro de la crisis política tiene un “impacto adverso” en la situación de los haitianos.

El bloque europeo defiende que Haití debe llevar a cabo elecciones legislativas y presidenciales libres y justas y poner fin al gobierno por decreto presidencial. Antes de organizar dichos comicios, la UE pide reformas para asegurar la independencia, imparcialidad y transparencia del poder judicial.

SUPUESTO GOLPE DE ESTADO

Sobre la denuncia de un golpe de Estado, la UE ha indicado que se deben explicar los detalles de esta supuesta maniobra “lo antes posible”. “La violencia nunca es una manera de resolver las diferencias políticas”, ha añadido el portavoz europeo.

Este domingo, el presidente haitiano aseguró que se había desbaratado un intento de golpe de Estado en la isla que buscaba acabar con su vida. En este contexto se detuvieron a una veintena de personas y Moise ordenó investigar todos los detalles de la trama golpista.