Senadores y diputados de la zona fronteriza mostraron ayer su preocupación por la situación que se vive en esa zona, con las turbas de haitianos que constantemente mantienen en zozobra a los dominicanos, por lo que exigen una mayor atención de las autoridades militares para frenar el vandalismo.
Los legisladores Adriano Sánchez Roa, de Elías Piña; Juan Olando Mercedes, de Independencia, y Manuel Antonio Paula, de Baoruco, coincidieron en que presencia y equipamiento militar en esa zona deben ser incrementados ya.
Los legisladores se refirieron al tema luego de la agresión que sufrieron un grupo de motociclistas dominicanos de parte de una turba de haitianos, que fue despojado de sus pertenencias y retenido por más de dos horas. El hecho ocurrió el domingo en La Palmita, Elías Piña.
“Aunque ha habido un esfuerzo y la situación ha mejorado, sin embargo, el deterioro de la frontera del lado haitiano con las bandas es muy grave. Estos andan armados de machetes secuestrando gente, por lo que no se les puede responder con flores”, dijo Sánchez Roa, quien pidió a los organismos internacionales y parte de la sociedad civil, detener el chantaje que tiene orquestado contra el país hablando de maltrato a los haitianos, cuando en realidad la agresión es recibida por los dominicanos.
Explicó que las agresiones son constantes. “Esa parte de Tirolí, la carretera es de los dos países, pero los haitianos se las han tomado para ellos”.

Para Paula la situación es bien compleja y difícil, porque “Haití es un Estado que no existe, no hay respeto a la institucionalidad por lo que esa cultura hace mucho daño en el país”, dijo.

El senador Mercedes dijo que hay zonas que están muy despobladas en cuanto a la presencia de dominicanos, “y en muchos casos tenemos que enfrentar esas situaciones donde las personas se ven en un estado de peligro”, expresó.
Diputados indignados por inseguridad fronteriza. La presidenta de la Comisión de Frontera de la Cámara de Diputados, la peledeísta Nancy Santos, y los diputados del Partido Revolucionario Moderno (PRM) Israel Terrero y Darío Zapata, afirmaron, por separado, que la frontera con Haití es tierra de nadie, se está quedando sola y algunos advierten que urge construir un muro que separe las dos naciones.
Los planteamientos de los legisladores surgen como consecuencia del rapto por parte de un grupo de haitianos del cardiólogo dominicano Pedro Ureña y de personas que lo acompañaban en la Carretera Internacional, en la zona de Restauración, provincia Dabajabón. Fueron liberados dos horas después.
Santos criticó la inseguridad en la frontera y dijo que da pena que el tema surja a propósito de lo sucedido al cardiólogo Ureña, porque los males de la frontera sobrepasan el rapto del médico. “La frontera desaparece, no tiene seguridad”.
En diputado Terrero, de Pedernales, cuestionó que el médico fuera retenido en territorio dominicano, lo que a su juicio, evidencia la debilidad de los dominicanos frente al pueblo haitiano.
Expresó que el Ministerio de Defensa lo que hace es una mentira repetida con los planes de seguridad. Exige enjuiciar a los haitianos del caso. De su lado, el diputado Zapata, de Dajabón, dijo que el Gobierno descuidó la frontera con Haití y no le quiere invertir en seguridad. Sostuvo que la gente sufrirá la inseguridad.