Dajabón.-Pese a la grave crisis politíca que prevalece en Haití, un ambiente de calma se percibía en la frontera domínico-haitiana, en los linderos de Dajabón, mientras militares en motocicletas y vehículos recorren diferentes puntos de la zona.

La tensión aumentó luego que organizaciones de Juana Méndez y otras localidades haitianas cercas a la frontera anunciaron protestas, debido a la escasez de combustibles y para pedir la renuncia del presidente de ese país, Juvenel Moise.

Ciudadanos residentes en el barrios la bomba cercano río Masacre dijeron a periodista que la madrugada de ayer, lunes, escucharon detonaciones, del lado haitiano, creando estados de pánico.

Ayer, decenas de haitianos cruzaron a Dajabón y formaron filas en las estaciones gasolineras para abastecerse de combustibles, mientras otros abarrotaron las bombas de expendio de gas licuado de petróleo.