Por segunda vez en una semana la Inspectoría General del Ministerio Público interroga la mañana de este viernes a la exfiscal de Villa Vásquez, Carmen Lisset Núñez, quien supuestamente participó de un allanamiento en el que se colocó drogas en una peluquería de Villa Vásquez, Montecristi.

La exmiembro del Ministerio Público, quien trató de salir del país con destino a Estados Unidos, llegó temprano a la Procuraduría en compañía de su abogado, Pantaleón Mieses, quien habló en representación de la investigada, aunque hubo contradicciones en su discurso.

“Eso de que ella se iría del país, no es cierto. Su esposo, que es abogado residente en los Estados Unidos, ella fue a acompañarlo al aeropuerto y simplemente de ahí se devolvió, entonces ahí informaron que ella se quería ir y pusieron una alerta y eso impidió que ella intentará irse del país”, dijo Mieses al ser preguntado por la prensa.

Vista del abogado Pantaleón Mieses a su llegada a la Procuraduría.

Vista del abogado Pantaleón Mieses a su llegada a la Procuraduría. ( DIARIO LIBRE/ WANDER SANTANA)

También expresó que en el video quedaron grabados varios momentos, “en el que se ve cuando llega la fuente o persona que había dicho que ahí se vendía droga. Luego entran los agentes de la DNCD y ella entre de último, lo que quiere decir que ella no tenía dominio de esa escena”.

El abogado aseguró que su defendida no tiene que ver nada con los hechos y que en su momento todo será aclarado. Como un argumento a favor de la exfiscal mencionó que Carmem Lisset Núñez es una fiscal de carrera que tenía nueve años en el Ministerio Público, y que renunció por un tema de imagen institucional del Ministerio Público. También reveló que la exfiscal era la responsable de 80% de los casos de Montecristi y Villa Vásquez”.

Sobre el caso

Una cámara de seguridad grabó los momentos en el que agentes de la DNCD con asiento en Villa Vásquez ponen drogas durante un allanamiento en una barbería en la que además participó la fiscal .

En el video se ve cuándo llegan los agentes e informan del allanamiento y tiran supuestas cantidades de drogas en zafacones y esquinas del local comercial donde jóvenes están trabajando en la barbería.