En la calle Martin Jurfeman, la entrada a la ciudad ^Agujeros^ constituyen un peligro para el peatón.

Por Santiago Ureña
Foto Daniel Rodríguez

Dajabón.- Agujeros que en ocasiones ocupan casi el ancho de las aceras y que representan la antesala de un posible accidente mortal para el transeúnte, abundan en las calles de esta ciudad.
Muchos de estos hoyos causados por el deterioro que registran diversas áreas peatonales o por la falta de tapas en los imbornales, además de limitar el paso, pueden sorprender a cualquiera que desconozca el trayecto escogido para llegar a su destino, provocándole al instante una fractura y hasta una lesión fatal.






Mary Concepción, quien vive en el sector el Pavo, fue el pasado jueves víctima de ese malestar en la avenida, cuando cayó en uno de esos agujeros y lo único que pensó, fue en que iba a morir.
“Apenas me quedó fuera la cabeza, tuve que botar hasta la ropa y perder el día de trabajo, resbalé y me salvé porque me sujeté rápidamente con los brazos, fue una experiencia horrible que no quiero recordar, ni que pase ninguna otra persona”, comentó la joven.

Hay agujeros consecutivos que son un riesgo para el peatón.