Familiares reclaman una investigación amplia y profunda en torno al crimen

Francis Mercado, de 43 años, muerto de varios disparos propinados por agentes de la Policía Nacional durante el toque de queda, no verá nacer a su tercera hija.

Su esposa, Julissa Altagracia Ramos, tiene programado dar a luz el jueves de la próxima semana a la niña que ambos procrearon.

El hombre supuestamente no atendió al llamado de la patrulla mixta a detenerse en el operativo del toque de queda en la comunidad Loma de Castañuelas, de la provincia Montecristi.

“No estará presente en el parto”, lamentó la joven entre lágrimas.

Regístrate para vivir una experiencia personalizada de consumo de contenidos.

Tanto Julissa Altagracia como los demás familiares de Francis Mercado reclaman a las autoridades del Ministerio Público que realicen una investigación amplia y profunda en torno a ese crimen, a los fines de que los agentes policiales que cometieron el hecho sean apresados y procesados.