NUEVA YORK.-La población estadounidense, principalmente la neuyorquina, recuerda hoy  con nostalgia el trágico y conmovedor atentado terrorista que destruyó las emblemáticas Torres Gemelas, símbolo del poder económico de esa nación norteamericana. 

Ese día cambió la historia del mundo. Aunque pocos se dieron cuenta en ese momento, desde las 8:46 de la mañana de aquel 11 de septiembre del 2001, casi nada volvería a ser igual.

Mediante el secuestro de aviones comerciales fue impactado complejo de edificios del World Trade Center (incluidas las Torres Gemelas) en Nueva York y graves daños en el edificio del Pentágono, sede del Departamento de Defensa de lo EEUU.

Unas 3016 personas murieron  (incluidos los 19 terroristas y 24 desaparecidos) y  más de 6000 fueron heridas.