La incertidumbre y las expectativas se mezclan este domingo en Costa Rica mientras la nación centroamericana espera los resultados de las elecciones más atomizadas de su historia.

De acuerdo con el primer corte ofrecido por el Tribunal Supremo de Elecciones de Costa Rica, con cerca del 30% de las mesas escrutadas, ningún candidato había alcanzado el 40% de los votos necesarios para ganar en una primera ronda.

En un primer lugar se encontraba el expresidente José María Figueres, del Partido Liberación Nacional (PLN) con poco más del 28% de los votos y el predicador evangélico Frabricio Alvarado, del Partido Nueva República, con poco más del 16%.

En una cerrada lucha por el segundo lugar se encontraban también el economista del Partido Progreso Social Democrático, Rodrigo Chaves (también sobre el 16%) y la exvicepresidenta del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), Lineth Saborío con cerca del 13 %.

Un total de 25 candidatos se presentaron a los comicios en los que los costarricenses fueron convocados a elegir al sucesor del saliente presidente Carlos Alvarado, dos vicepresidentes y los 57 diputados del Congreso para el período 2022-2026.