Inicio OPINION El país va por un declive social

El país va por un declive social

55

Hay que tener mucho cuidado, nuestro país se encamina a un declive social, y si nos descuidamos no habrá marcha hacia tras, pues los actuales momentos ameritan que cada ciudadano consciente aporte su granito de arena.

Esto no es un asunto de gobierno, sino de toda la sociedad nacional, no importa a cual o tal ideología pertenezcamos, sino que estamos en la obligación de intermediar si no queremos que nuestro país se vea en el espejo de otros países que no han podido controlar la situación y han colapsados en el aspecto ético-moral.

Se habla de la corrupción gubernamental, y no es para menos con tantas historias sobre ese tema que vemos cada día en la prensa nacional é internacional, pero ojo: la corrupción en la República Dominicana acampa no solo en el sector público, sino también privado, porque es un fenómeno muy parecido a un cáncer que ha hecho metástasis en lo más profundo de nuestra sociedad.

Es hora de actuar con responsabilidad para salvaguardar nuestra nación, el pueblo dominicano está compelido a buscar soluciones, la sociedad nacional se nos caes a pedazos, ya no se puede creer en la política implementada por los partidos tradicionales imperantes, porque no llenan el cometido social, ya que estos se presentan ante el pueblo solo para usarlo de peldaño para calar posiciones encumbradas y nada más.

La delincuencia es producto del mal manejo educativo tanto público y privado, así como la falta de autoridad en los padres de familia, arrebada por el sistema político que impera convertido en leyes por unos congresistas que solo entienden sus propias leyes, hecha a sus semejanzas y medidas, muestra de ellos lo es el bochornoso espectáculo escenificandose actualmente en el Congreso Nacional, el cual es una vergüenza para todo aquel que diga ser dominicano, y nuestra sociedad merece otra cosa.

El Estado mismo no ha llenado su cometido, perdido en cosas triviales, mientras nuestra sociedad se corroe por el ejemplo dado como sistema educativo de los últimos tiempos, el caso no es leer una biblia en las aulas, tampoco es obligar por medio de disposición de leyes impositivas creadas en el Congreso Nacional que obliguen a nuestras niñas ser como varones y viceversa, es un asunto de conducta por la falta de aplicación de la ética y la moral en las aulas de las escuelas públicas y privadas.

Los sicariatos se han convertido en el pan nuestro de cada día, quitándole la vida mayormente en casos a personas inocentes, víctimas del descalabro moral existente en nuestro país donde la vida de un ser humano no tiene ningún valor, pero su muerte si que tiene un precio, además de la prostitución, incluyendo de niñas adolescentes, que muchas veces han sido violadas sexualmente, en gran medida por algunas personas hasta del entorno familiar, la tolerancia a la degeneración de los géneros, y hasta la permisividad del turismo sexual, sin importar las consecuencias morales que han traído al país

Ciudadanos dominicanos, abran los ojos, porque de continuar de la forma que vamos solo nos toca saltar por el derricadero, porque ya de hecho nos encontramos en un declive social.