Santo Domingo, RD.- Inmigración irregular, falta de humanización del proceso de deportación y la informalidad de un amplio mercado de trabajadores de la construcción son solo algunos de los males con que encuentra a la República Dominicana el Día Internacional del Inmigrante.

La falta de oportunidades, la exclusión social y económica, conflictos armados y desastres naturales son algunas de las razones que llevan a una persona a abandonar su nación de origen

En el caso de la República Dominicana, la Segunda Encuesta Nacional de Inmigrantes realizada en 2017, revela que la población de extranjeros alcanzó los 847 mil 979 personas, equivalentes al 8.3% de la población.

La mayoría de los inmigrantes en territorio nacional son haitianos, en tanto que en los últimos años se registra un aumento considerable de la presencia de venezolanos.

Esto ha traído consigo que más de 132 mil extranjeros fueran deportados y no admitidos por la Dirección de Migración durante el 2018.

Otro escollo que enfrenta este segmento poblacional es la falta de políticas claras.

Los inmigrantes representarían el 6.2% del mercado laboral en la República Dominicana.