TEXAS.- Estados Unidos bloqueó el domingo la frontera con México en Del Rio, un pueblo de Texas por donde han cruzado miles de inmigrantes haitianos, y comenzó a expulsar a algunos de estos de regreso a su país.

El domingo a primera hora el Gobierno estadounidense envió tres vuelos de haitianos de vuelta a su tierra, dijo un oficial de la Administración. Se espera que los aviones lleguen el domingo por la tarde a Puerto Príncipe, la capital.

Cerca de una decena de vehículos del Departamento de Seguridad Pública de Texas se alinearon cerca del puente y el río donde los haitianos han estado cruzando desde Ciudad Acuña, México, durante casi tres semanas. Allí colocaron una cinta amarilla para impedir que utilicen una pequeña presa para entrar al país.

Un oficial de la policía mexicana, que no quiso dar su nombre, dijo desde el otro lado de la frontera que no se permitirá a los migrantes cruzar más. Del lado estadounidense, se esperan unos 400 agentes para reforzar el plan del Gobierno de expulsarlos.

El primer ministro haitiano, Ariel Henry, escribió el domingo en Twitter que está preocupado por las condiciones en el campamento fronterizo y que los migrantes serán bienvenidos.

«Queremos asegurarles que ya se han tomado medidas para darles una mejor acogida a su regreso al país y que no serán abandonados», señaló en su cuenta de Twitter, sin dar más detalles sobre las medidas.

Otro líder político haitiano, Mathias Pierre, ministro de Elecciones, cuestionó el domingo si la nación podría manejar una afluencia de migrantes que regresan y dijo que el Gobierno debería detener la repatriación.

«Tenemos la situación en el sur con el terremoto. La economía es un desastre (y) no hay puestos de trabajo», aseguró. «El primer ministro debería negociar con el gobierno de Estados Unidos para detener esas deportaciones en este momento de crisis», advirtió.

of-am