La Fundación Étnica Integral (FEI) y la Liga Haitiana Internacional (LIHAITI) denunciaron hoy que más de 70 mil jóvenes, hijos de descendientes haitianos, están impedidos de estudiar y trabajar por la falta de documento de identidad.

En rueda de prensa, en el local de la Confederación Autónoma Sindical Clasista (CASC), responsabilizan a la Junta Central Electoral y la Dirección General de Migración del limbo jurídico en que se encuentran esos jóvenes, ya que no dan cumplimiento al mandato de la Ley 169.14 sobre Naturalización Especial.

William Charpantier y Zacarías Toledo García, director ejecutivo y presidente de la FEI, así como Ocelois Celestin, de la LIHAITI, expusieron su preocupación por el destino de esa población que queda cada vez más vulnerable, ya que son excluidos del sistema educativo y productivo del país.

Además, señalan en un documento de prensaque la mayoría de estos jóvenes concluyó el bachillerato, donde el Estado invirtió grandes sumas de recursos económicos, pero que ahora por falta de cédula de identidad no pueden continuar en las universidades, pero tampoco para un trabajo digno que permita su desarrollo y del país.

Advirtieron que no buscársele una salida, que es es espíritu de la Ley 169-14, este grupo vulnerable podría convertirse en un problema social de consecuencias impredecible.

Las organizaciones defensora de los derechos de los descendientes de migrantes y grupos étnicos, recuerdan que la Constitución de la República Dominicana, los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030, y la Agenda Nacional de Desarrollo (Ley 1-12) promueven el respeto, protección y dignidad humana.

Demandan de los Estados dominicano y haitiano promover políticas tendentes a crear mecanismos de inclusión social a grupos e individuos que no tienen posibilidad de ascenso social en la isla.

Exhortan a las autoridades definir y poner en práctica la regularización o el estatus de los miles de personas nacidas en el territorio dominicano, hijos de nacionales haitianos, que carecen de documentos que les permitan desarrollarse de manera activa en la sociedad.