Montecristi,- Organizaciones gremiales y comunitarias denunciaron el colapso  institucional de las fincas del Proyecto Agrario la Cruz Manzanillo, por parte del estado dominicano que lo ha dejado abandonado.

El dirigente comunitario, José Luis Contreras (Mendo), quien hablo a nombre de los Centros de Madres, Junta de vecino y el sindicato de obreros del proyecto, dijo que allí no solo las fincas han dejado de producir los rubros y musáceas, sino que también la calidad de vida de los habitantes de los bateyes se ha deteriorado, porque tampoco pagan a tiempo los jornales que devengan los trabajadores del emporio.

Contreras quien es oriundo de la comunidad Batey Walterio, ubicada en los terrenos de la referida institución, dijo que el proyecto agropecuario la Cruz Manzanillo, posee una extensión 30 mil tareas irrigadas por el río Yaque del Norte y apenas se están cultivando una 2,500 de bananos, plátano y 100 tareas de yuca, las que ademas se encuentran en un 75% muy malas condiciones.

 

Dijo además que el Proyecto la Cruz Manzanillo, recibe una subvención fija del Ministerio de Agricultura de 6.1 millones de pesos, y 1.5 millón de la pírrica producción, un total de $ 7,600,000 pesos, que son repartidos en lujosos sueldos, privilegios de los funcionarios y botellas para cumplir compromisos políticos.

Agregó que el proyecto fue la zona franca de la región noroeste, donde trabajaban más de 1,700 obreros de la Linea pero la gran mayoría de la provincia Montecristi. Palo Verde, Los Bateyes, Castañuelas, Manzanillo y decenas de comunidades alrededor de dicha institución, y que al día de hoy, la nómina apenas cuenta con una 410 personas, en su gran mayoría botellas y de nacionalidad extranjera.

Dijo también que dentro de esta institución viven una 700 familias dominicanas, en siete comunidades, que dependían directamente de esta institución y ante el colapso de la misma, están cruzando el niágara en bicicleta, se le ha dificultado hasta el pan de cada día. Los comercios  quebraron, porque los pagos de los jornaleros duran hasta cuatro meses para realizarlo, y cuando lo hacen solo le pagan un mes.

Contreras quien también es Técnico Agrícola, Comunicador, abogado, hizo un llamado al presidente de la República y al ministro de agricultura, Luis Abinader y Limber Cruz, a no dejar desaparecer está importante institución, que aún se puede salvar. Y que pongan atención a la constante denuncias de supuesta irregularidades y corrupción administrativa. Cuestionó además el mal uso y despilfarro mensual de $ 8,000,000 de pesos, unos $250,000,000 millones en dos años.