Dajabón,- Las actuales autoridades del ayuntamiento de este municipio fronterizo, desviaron millones de pesos enviados por el estado a través de la  ley 176-7, para realizar obras en esta empobrecida demarcación del país, según consta en su informe oficial de fin de año.

Así se hace constar en el informe que fue rendido a la población  por los ediles encabezados por el alcalde Santiago Riveron, el 24 de abril, de cuya cuenta destinada para gastos de la inversión o sea Obras Municipales, solo fueron reportados durante el periodo 2021-2022,  9, 937,102.29, de un total de 1,200.000.00, recibidos durante cada mes, solo por ese capitulo, sin estar incluido los arbitrios y recaudaciones de mercado fronterizo, que sobrepasaron los 8 millones de pesos.

La mayoría de los fondos fueron trasferidos para pagar gastos de nomina de personal que ascendieron a 42,586,174.01. una fuente ligada al cabildo local, también confirmo el derroche tras batidores que allí se realiza, en gastos personales (viáticos), donde también una empresa local ha asumido la realización de obras como aporte social al pueblo, de los beneficios obtenidos a través de las facilidades que les concede la ley  1221 de incentivo al desarrollo fronterizo.

Otros gastos que llaman la atención es el de 15,808.887.40,  para mantenimiento y compras de maquinarias, donde el presidentes Luis Abinader y el gobierno de Danilo Medina, colocaron un parque de equipos y vehículos nuevo en este ayuntamiento del municipio que solo cuenta con 27 mil habitantes.

En dicho informe no aparece la compra de un camión para los bomberos, donado por el pueblo a través de una colecta publica de un millón de pesos, de los cuales fueron invertidos 500 mil en el aparato, cifra dada a conocer por el alcalde.

La gestión municipal que al parecer no sale de una, pagó en servicios judiciales 2,597,595.00, del total de 88 millones 439,076.23, que fueron gastados en los últimos 12 meses de la gestión del alcalde Santiago Riveron Arias, cuyas partidas recibidas se acercan a los 200 millones de pesos.

La falta de inversión también se puede observar en las calles de la ciudad, cuyos badenes, aceras y contenes lucen abandonados, con aguas negras, gusanos y basuras por doquier.